CAciCAda made in Atos

Esta empresa continúa su decadencia moral hasta límites insospechados. Por si no fueran suficiente los sistemáticos ataques a los derechos de la plantilla, la dirección ha vuelto a marcar un nuevo hito de abuso de poder y caciquismo en su máximo exponente.

El viernes 4 de Marzo, un compañero de la empresa Atos IT ha sufrido un despido disciplinario por una supuesta falta “muy grave”.caca

El pecado de este trabajador fue utilizar los baños de la 4ª planta ubicados en la zona de dirección. Cuando el trabajador, pasado un rato, se dispuso a salir de los mismos, se  encontró que en el pasillo le esperaban varias personas que le increparon, cuestionando el uso de ese aseo ya que según ellos, debía ir a los baños de su sección y no a los de dirección.

Una de estas personas se identifica ante el trabajador como el director general de la compañía (Iván Lozano Gutiérrez) y exige al trabajador que le diga su nombre completo en repetidas ocasiones ya que parece ser no llevaba su tarjeta de identificación visible (pecado en el que a menudo incurre el mismo Iván Lozano).

Impresionado el compañero por la situación inverosímil que acaba de sufrir le da su nombre, explicando que simplemente había hecho uso de un baño y no entendía qué es lo que había hecho mal.

Pues bien, estos inocuos hechos acaecidos el viernes pasado han sido motivo suficiente para el despido disciplinario de este trabajador. Para ello la empresa se ampara en el articulo 53 del Convenio de ATOS IT que dice lo siguiente:

Falta muy grave (“Los malos tratos de palabra u obra, abuso de autoridad o la falta grave de respeto y consideración a los jefes o sus familiares, así como a los compañeros y subordinados”)

No alcanzamos a comprender qué “mal trato de obra” o “falta grave de respeto o consideración a los jefes” ha cometido este trabajador acudiendo a estos baños. Sabemos que en la empresa siempre han existido clases, pero esto es ir un paso más allá.

Este despido no es más que un acto de tiranía y despotismo por parte de aquellos que se auto consideran superiores hasta para efectuar las más básicas necesidades humanas.

Resulta también sorprendente que el comité de Atos IT de Tres Cantos, que se vanagloria de la defensa de la plantilla, independientemente de si era el centro de Tres Cantos o Albarracín 25, no haya dicho nada al respecto ni haya atendido a este compañero que tuvo que acudir a nosotros/as para ser atendido. Eso demuestra que su ámbito no es otro que el centro de Tres Cantos. Por cierto, nosotros encantados de haber atendido a este compañero.

Hasta donde las pruebas indican, lo que se ha producido es un abuso de autoridad que por cierto también viene tipificado en el “maravilloso” convenio de Atos IT, Art.53 “Los malos tratos de palabra u obra, abuso de autoridad o la falta grave de respeto y consideración a los jefes o sus familiares, así como a los compañeros y subordinados.

Por ultimo indicar que hemos solicitado explicaciones directamente a Ivan Lozano para aclarar este incomprensible conflicto.