En el aire el bonus de no siniestrabilidad de 2016

El pasado viernes 22 de febrero acudimos a la sede de la Inspección de Trabajo. Fuimos convocados, junto con la empresa, en relación a la adjudicación del bonus por no siniestrabilidad. Dicho bonus, en este caso, es de una cuantía de 105.031,98 €. Ya ha sido cobrado por la empresa, y debe reinvertirse en prevención de riesgos laborales.

El motivo del requerimiento por parte de la Inspección era que la empresa entregó la solicitud del bonus al organismo correspondiente sin la preceptiva firma de los delegados y delegadas de prevención. Y es que en plena negociación del mismo con el CSSL, la empresa lo presentó a la autoridad sin previo aviso y, obviamente, sin nuestras firmas.auction-2891804_960_720

Inspección ha recriminado a la empresa la escasa antelación con la que se nos presentó dicha solicitud de bonus (sólo 3 días laborables, tiempo totalmente insuficiente para validar si los datos incluidos en la solicitud son correctos) y la falta de información facilitada para validar dichos datos.

Asimismo, Inspección reprochó a la empresa la falta voluntad negociadora, ya que no aceptó ninguna propuesta de la RLT. Se limitó a imponer su criterio, rechazando una negociación real y abierta.

En conclusión, Inspección ha dado a la empresa un mes para llegar a un acuerdo con el CSSL sobre la reinversión en prevención de riesgos del dinero obtenido por el bonus. En caso contrario, este dinero deberá ser devuelto con los intereses correspondientes.

Que a la empresa le quede claro: el CSSL, lejos de ser ‘enemigo’, es una parte de ella que se ocupa de mejorar en la salud y bienestar de la plantilla. Y solo colaborando, negociando y alcanzando acuerdos esto será posible.