Precariedad = Discriminación

Como cada 28 de abril, Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, desde CCOO rememoramos a las trabajadoras y trabajadores que fallecieron o perdieron la salud mientras se ganaban la vida, y nos comprometemos a luchar durante el resto del año para acabar con la precariedad, la desigualdad y las injustas condiciones de trabajo que se encuentran tras los accidentes y las enfermedades de origen laboral.

En España, con la aprobación de la reforma laboral de 2012 se rompió la tendencia a la baja de la siniestralidad que se venía registrando desde el año 2000. El discurso oficial, que asocia este incremento del número de accidentes de trabajo a la recuperación de la actividad económica y del empleo, es falso. Hay significativos incrementos de los índices siniestralidad independientemente del volumen de población empleada. La realidad es que los daños en la salud derivados de la actividad laboral se han incrementado porque han aumentado la precariedad, la intensificación del trabajo,  y la debilidad del sistema preventivo español.

La desesperación en la búsqueda de un empleo o el miedo a perderlo desvía la atención de las condiciones de trabajo y allana el camino para las desigualdades.

Pero, ¿en qué medida se refleja esta situación en Atos? 

Es cierto que tanto en Atos como en las empresas de nuestro sector el número de bajas por IT es bajo. Pero eso no significa que la empresa se preocupe por la nuestra salud.

Por un lado,  parte de la plantilla de Atos no pide la baja a su médico cuando enferma, con lo que o viene a trabajar enferma, o trabaja desde casa. Ya sea por miedo a un despido, o por solidaridad con el resto de sus compañeros y compañeras de proyecto. Flaco favor se realiza en ambos casos: si acuden al puesto de trabajo pueden contagiar la enfermedad, y si trabajan desde casa establecen un mal precedente. Resultado: se extiende el temor al despido, se tarda más en curar, se cura peor, e incluso se propaga la enfermedad.

Y por otro lado la inversión de Atos en vigilancia de la salud disminuye año tras año. Se racanean recursos necesarios para vigilar y cuidar a la plantilla de Atos. El departamento de prevención de Atos cada vez tiene más trabajo (cada empresa que se compra es trabajo añadido). En el mejor de los casos con el mismo personal, cuando no con menos. Así es muy difícil trabajar bien.

A la dirección de Atos le lanzamos el siguiente mensaje: no sean cortoplacistas y aprendan de una vez que, a  la larga, es mucho más rentable invertir que recortar en prevención.