Esperando, esperando… la vida va pasando….

No es que sea nuestro deporte favorito, pero la dinámica de las reclamaciones así lo recomienda. Se cursan solicitudes, se espera un tiempo prudencial, y si no hay respuesta, se pasa al siguiente nivel.

La empresa está desatendiendo las obligaciones que tiene en lo que respecta a la información a facilitar a la RLT. El Estatuto de los Trabajadores recoge los derechos de información y consulta que los delegados y delegadas tenemos para velar por la correcta aplicación de la normativa legal en la empresa. Y, en lo posible, anticiparnos a maniobras que pudieran poner en riesgo la viabilidad de la compañía.

Ante el descuido u olvido de nuestra empresa, nos vimos obligados a insistir en solicitar:información

  • La información a la que alude el art. 64 del Estatuto de los Trabajadores
  • Los clientes en los que no sea posible la realización de la Jornada Continua en verano
  • Los clientes en los que se realicen horarios distintos al recogido en el Acuerdo Marco, así como las personas afectadas.

Y, en este momento, nos encontramos en ese intervalo prudencial de tiempo, a la espera de recibir la información solicitada.

El sentido común nos indicará el margen a otorgar.

Entretanto, vamos preparando el siguiente paso… Por si no llegase lo que legalmente nos corresponde…