Despidos en Atos: La desvergüenza por bandera

Como cada comienzo de año, con los nuevos presupuestos, llega dinerito fresco (cash) para ‘reestructuring’, eufemismo que utilizan para no decir directamente DESPIDOS. Hasta hoy contabilizamos 23 personas despedidas solo en Atos Spain en lo que va de 2017.

Hay una incoherencia entre lo que la empresa dice y lo que hace. Por una parte desde la Dirección Global reciben consignas para formar a la plantilla, retener el talento y cuidar a las personas que forman parte de la compañía. Pero por otro lado asignan fondos para, digámoslo claramente, DESPEDIR.

Lo más sangrante y vergonzoso es que ya no se justifican los despidos por una disminución del negocio. Estamos en una fase de clara recuperación del sector, e incluso somos conocedores de que los resultados de Atos Spain han mostrado un crecimiento significativo de rentabilidad, aunque por el momento no nodespidos han dado cifras oficiales.

También resulta contradictorio que se saque a gente de los proyectos para despedirla. ¿Qué lógica tiene esto? La única que se nos ocurre es exprimir todavía más a los equipos de trabajo para aumentar la  rentabilidad de dichos proyectos y así facilitar el cobro de “bonus” de algunos a costa del sobreesfuerzo de otros. Y sin preocuparles el nivel de servicio al cliente ni el riesgo de perderlo. Y por supuesto atentando directamente a la conciliación de la vida personal. ¿Dónde está el objetivo de obtener la certificación de Great Place to Work  tan “adorada” por nuestro querido CEO y las iniciativas de Wellbeing@work para obtenerlo?

Palabras mayores es el procedimiento para despedir, que en ocasiones roza la crueldad. Se cita al futuro despedido o despedida en las oficinas de la calle Albarracín 25 indicándole que tiene una reunión con su responsable. A veces incluso le mienten insinuando un cambio de proyecto, o una formación… Y cuando llega esa reunión le están esperando con la carta de despido.

Y como colofón a este despiadado ataque a la plantilla están los motivos que a veces utilizan para justificarse. Bajada de rendimiento, falsas quejas del cliente que jamás se demuestran, faltas de puntualidad cuando estás haciendo el horario que te han indicado, quejas sobre la vestimenta, y cualquier cosa que se les ocurra para denigrar al futuro ‘expulsado’.

Por lo tanto, ante el cinismo con el que actúan las divisiones mientras la dirección de RRHH mira para otro lado y se convierte en cómplice de estos abusos, os sugerimos que:

Por último, te recordamos que en ningún caso se valorarán tu pasado compromiso con tu trabajo. Tampoco se tendrá en cuenta para tu futuro. Tarde o temprano serás despedido o despedida. Tenlo presente cuando te soliciten sobreesfuerzos.