Cronología del fracaso de la empresa Major Events

Como hemos publicado en anteriores entradas de este blog, la Empresa y la RLT hemos mantenido varias reuniones cuyo objetivo era alcanzar un Acuerdo sobre las compensaciones para el personal asignado a Major Events (MEV) cuando este tenga que realizar esfuerzos al margen de su jornada.

Esta negociación está siendo muy complicada. Básicamente porque la oferta de la empresa es muy baja (argumenta razones económicas, aunque hasta la fecha no nos ha demostrado con documentos la veracidad de su afirmación) y porque sobre la mesa la empresa amenazó con deslocalizar este servicio o gran parte del mismo.

En este escenario, el lunes 23 de mayo, y ante la resistencia de la RLT a plantear un referéndum (hay mucha distancia entre la oferta de la empresa y las demandas de la plantilla afectada) la Empresa optó por romper unilateralmente las negociaciones, informándonos de que someterían a votación la última y definitiva oferta que nos habían presentado. Eso sí, nos ofreció la posibilidad de ser testigos de que la consulta se realizaría ‘secreta y confidencialmente’.

El martes 24 de mayo la plana mayor internacional de MEV (con el capitán Patrick Adiba al frente), junto con RRHH, se personaron en Barcelona para explicar a todo el departamento la propuesta que iba a someter a votación y de paso, según nuestro criterio, presionar indignamente en favor de su aceptación. En Madrid también hablaron con las personas afectadas, aunque no tuvieron el privilegio de que fueran responsables de tanto nivel jerárquico.

El miércoles 25 de mayo, y en presencia de sendos notarios en Madrid y Barcelona ¿¿?? se celebraron dichas votaciones con el siguiente resultado:

2

Estos resultados no hacen más que dar la razón a lo que la RLT hemos transmitido en la mesa y que ha sido obviado por la empresa. Evidencia el descontento de una gran parte del departamento con la oferta empresarial.

Con estos resultados, entendemos que la propuesta de la empresa queda totalmente deslegitimada. Prácticamente la mitad la rechaza. La empresa debe admitir que, a pesar de sus dudosas “artes de seducción” y de sus charlas “persuasivas” (que seguro han conseguido convencer a alguna persona) no han conseguido su objetivo. La plantilla se encuentra descontenta y esa es la peor forma de trabajar, de conseguir conjuntamente que las operaciones salgan adelante con el alto nivel habitual, y por tanto que el departamento de MEV siga siendo bien considerado por nuestros clientes y una referencia a nivel mundial. votacion

Esperamos que ahora no tenga ninguna otra intención más que la de optar por la negociación colectiva en lugar de la individual y por lo tanto convocar de forma urgente de nuevo a la mesa de negociación para, una vez incorporadas mejoras en los puntos de discrepancia, presentar una nueva propuesta acorde con las necesidades transmitidas. Desde luego, consideraríamos totalmente inaceptable que, amparándose en esa pírrica diferencia de 2 votos, intentase realizar la operación con estas condiciones.